Cómo conservar el jamón ibérico en verano

Los consumidores habituales de jamón ibérico cuando llega la época veraniega desean continuar deleitándose con nuestro producto estrella, y por ello hoy te damos algunos consejos sobre “Cómo conservar el jamón ibérico en verano”.

Cuando compras un pernil ibérico de bellota en pleno verano tienes que tener varios cuidados que a continuación detallamos para preservar todo su aroma, su sabor y su textura. Te lo contamos. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo conservar el jamón ibérico que aún está sin empezar?

La temperatura en el proceso de curación del jamón ibérico juega un papel protagonista, ya que ésta determina la inmejorable calidad de nuestro jamón ibérico de bellota Blázquez, por ello hay que prestar especial atención a la temperatura del lugar donde lo conservamos.

Debemos conservarlo en un lugar fresco y seco donde no lleguen los rayos solares. Además, recomendamos que se retire la tela o malla en la que viene envuelto para que esté ventilado y se oxigene.  Si lo vamos a degustar en el plazo de un mes aprox. lo tendremos que conservar a unos 25º. Si por el contrario queremos conservarlo más tiempo, dígase más de un mes su temperatura debe de ser de 15º aprox.

Conservación tras el inicio del corte

Cuando se ha comenzado el corte del jamón se deben reservar los pequeños trozos de grasa iniciales para cubrir las zonas que quedarán al aire, para que la pieza no se deshidrate o reseque. También puede añadir un trapo limpio encima de ellos.  El lugar en el que almacenar su pernil debe ser fresco, pero nunca en la nevera. Unicamente cuando el jamón esté envasado al vacío es recomendable su mantenimiento en el frigorífico.

Los loncheados ADMIRACION de Blázquez deben sacarse del frigorífico 10 – 15 minutos antes de degustarlos.

Consejo de consumo de jamón ibérico en verano

Cuando se corte y se consuma es imprescindible saber que al jamón no le debe de dar el mínimo aire, por eso mismo recomendamos cortar lo que se va a comer. No deberías tener las lonchas demasiado tiempo en el plato, pues con el calor el jamón comenzará a sudar y a perder su aroma y sabor.

Otro consejo muy útil que podemos darte es comenzar a cortar el jamón ibérico por la parte más estrecha, ya que es la más susceptible de resecarse y endurecerse. Recuerda, nuestros productos curados son totalmente artesanos y naturales sin aditivos ni conservantes, por ello requieren un mimo en su conservación ya que son cualidades exclusivas.

Con estos tips que hoy hemos compartido contigo podrás disfrutar de momentos deliciosos  acompañado de amigos y familiares alrededor de una mesa con el sabor único de Jamones Blázquez. 



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad