Jamones Blázquez

genética excepcional. “Admiración” desde el origen

Cada experiencia “Admiración” que se genera tiene su origen en una raza excepcional de cerdos ibéricos seleccionados y criados en libertad desde hace generaciones. Son la pieza fundamental de un proceso que comienza con sus primeros pasos por las dehesas más impresionantes de España. Cada instante es fundamental para definir la singularidad que Blázquez ofrece con sus jamones, embutidos y carnes.

Alimentados
 por la Naturaleza

Más de 30.000 hectáreas de las zonas más privilegiadas y extraordinarias del Oeste de la Península Ibérica acogen nuestros cerdos durante la fase de la montanera. Enraizadas en las tierras de Salamanca, Extremadura y Andalucía crece el secreto de los productos “Admiración”, encinas y alcornoques que alimentan con sus bellotas a los ibéricos más demandados. Sabor a libertad, movimiento, Historia.

La cría de nuestros cerdos en números

  • 30000 hectáreas en libertad
  • 4 generaciones dedicadas a seleccionar la mejor raza
  • 2 hectáreas para cada cerdo
  • de 36 a 60 meses de secado y curado
  • 4 centros de elaboración y producción pioneros
  • 30 mercados y una red de distribución consolidada

Aspecto de nuestros cerdos

Nuestros cerdos ibéricos atesoran con una impresionante genética, fruto de una cuidada selección y supervisión a lo largo de generaciones. Su morfología es la expresión de un ejemplar único, bello, esculpido por un desarrollo pleno en libertad.