Jamones Blázquez

Productos

Tradición y metodología

el jamón “Admiración”

Cada jamón “Admiración” es fruto de una selección exhaustiva de las mejores piezas, elegidas por su singularidad en base a estrictos criterios mantenidos y compartidos durante generaciones. Una personalidad propia forjada a lo largo de un exigente y cuidado proceso de curación y elaboración, supervisado de forma individual, con la máxima calidad garantizada hasta llegar a los paladares más exigentes.

Descripción de el Jamón “Admiración”

“Único, excelente, deseado…”. El jamón “Admiración” es el exponente universal de nuestro compromiso con la Gastronomía y la Alta Cocina. Representante de la máxima calidad promovida por Blázquez a través de décadas de tradición, así como garante de la confianza entre los profesionales y sus exigentes clientes y comensales. Un sabor sublime fruto de una alimentación forjada a base de bellotas en montanera y un mínimo de curación de entre 3 y 5 años. El capricho gastronómico de la carta de cualquier establecimiento de lujo.

100% Natural

  • Sin gluten ni lactosa
  • Sin conservantes
  • Sin aditivos

Descripción de la Paleta “Admiración”

Nuestra paleta “Admiración” es la “reina consorte” que se merecen nuestros jamones. En Blázquez dedicamos el mismo cuidado y exigencia para crear una pieza excepcional que obtenemos de la pata delantera de los mejores cerdos ibéricos. Su tamaño más esbelto y estrecho encorseta un producto con una deliciosa carne veteada con mayor concentración de grasa y menor tiempo de curación, y a la vez más sabrosa según los paladares que la degustan.

100% Natural

  • Sin gluten ni lactosa
  • Sin conservantes
  • Sin aditivos

Un gama con carácter

Embutidos con “Admiración”

Con la misma delicadeza y firmeza con la que esculpimos nuestros jamones “Admiración”, producimos nuestra exquisita línea de embutidos ibéricos. La tradición unida a los procesos más innovadores, exigentes y cuidadosos con las materias primas naturales. Clientes de restaurantes y establecimientos de todo el mundo acarician la textura y perciben los matices de una gama de intensos sabores representados por piezas como nuestro lomo, chorizo, salchichón, longaniza, lomito o morcón.

El lujo de un ibérico

carne fresca

Degustar carne fresca de cerdos ibéricos es un manjar difícil de conseguir, cada vez más demandado en restaurantes y establecimientos gourmet. Su ternura y jugosidad son el tapiz perfecto para las obras culinarias de los chefs más célebres del mundo, que reclaman el secreto, la pluma, la presa o el solomillo, entre otras delicatessen, como elementos indispensables de su cocina. Nuestra propuesta son sinónimo de garantía en el canal de la hostelería, la restauración y tiendas especializadas.